Me he levantado en plena madrugada en una oficina extraña. No tengo ni la más mínima idea de como he llegado a ese espacioso lugar.  He mirado hacia los lados pero estaba tan aturdido que solo llegué a ver unas tijeras y unas manchas rojas encima de la mesa. La puerta estaba entre abierta, señalada por unas pequeñas luces tintilantes.

 

Traté de caminar hacia allá pero al intentar caminar he notado que tengo una pierna rota con un hueso sobresalido en el exterior. Decidí arrastrarme hasta la puerta, pero apenas empecé a arrastrarme en el suelo oí una voz profunda, suculenta y siniestra susurrando la palabra «muerto». Me quedé paralizado y sin aliento, al cabo de diez minutos de estar totalmente quieto en el suelo haciéndome el muerto, decidí avanzar. Me tomó unos 30 minutos llegar hasta la puerta, igualmente la puerta estaba a unos diez metros de donde yo estaba. Por lo tanto seguí arrastrándome.

 

Cuando llegué a la puerta sujeté la perilla de la puerta, ahí un espectro estaba esperandome. Llevaba máscara blanca, una capucha negra cubierta de sangre color negra. Inmediatamente me agarró y me dió una apuñalada con un cuchillo que llevaba. Luego salió en busca de gasolina y un fósforo. Yo, con el poco aliento que me quedaba vi como incendiaba la oficina conmigo adentro.