Un día un hombre llamado Pedro estaba en una tienda por departamentos cuando se encontró de frente con el hombre que secuestró a su hijo hace 10 años. Pedro se paralizó y se le salieron las lágrimas. Pedro le preguntó furioso al hombre que dónde estaba su hijo y el hombre se ríe y le dice que no sabía dónde estaba. Pedro llama rápido a la policía y el hombre sale corriendo de la tienda y logra escapar. Cuando llega la policía Pedro le dice que hay que comenzar la búsqueda de su hijo ya que vio al hombre que lo secuestró. 

Luego de una semana, Pedro, saliendo de su casa, se dio cuenta que el hombre que secuestró a su hijo vivía al lado. El hombre había salido de la casa, así que Pedro esperó hasta que llegara. Ya por la noche el hombre llegó y Pedro salió corriendo rápido a donde el hombre y empezaron a pelear a puños. El hombre en medio de la pelea logró entrar y encerrarse en la casa. Pedro no supo qué hacer, se le salían las lágrimas ya que pensaba en su hijo, si estaba muerto o no. 

Pedro llama rápido a la policía y le explica lo sucedido. Cuando la policía llegó rápidamente lograron romper la cerradura de la casa y entraron. La policía logró atrapar al hombre y arrestarlo. Pedro, llorando, empieza a buscar por toda la casa cuando de repente escucha a alguien dentro de un cuarto cerrado diciendo que qué pasaba. Cuando Pedro abre la puerta se dio cuenta que era su hijo y los dos se abrazaron y empezaron a llorar. Al día siguiente ya estaba en la noticias que ya el hombre llamado Pedro había encontrado a su hijo que fue secuestrado hace más de diez años.