Nuestra Vice Principal: Sra. Kim Fausto

La Sra. Kim Fausto, anteriormente conocida como maestra de inglés de clase superior y ahora como la vice directora ha trabajado en el instituto de la Academia Cristo Rey unos 17 años. Lleva 17 años como maestra, 6 años como coordinadora de departamento y 2 años como sub-directora. En estos momentos se dedica a atender asuntos académicos, como planificar programas de clases, brindar apoyo al maestro y supervisar que se cumpla con los estándares educativos. Gracias a esta posición ella tiene la oportunidad de ayudar a la misma academia que ha dedicado más de una década, interactuando con sus estudiantes y los padres. La oportunidad de hacer una diferencia le fascina. A pesar que todo su trabajo la ha limitado a poder cumplir sus propias metas.

      Toda su vida la Sra. Fausto quiso ser maestra. Nos llegó a contar cómo ella desde niña se sentaba con sus hermanos y las enseñaba todo lo que ella había aprendido ese día. “Nunca a habido un día en el que yo dijera, no quiero trabajar más como maestra.” Con solo esas palabras es suficiente para comprender su gran deseo para enseñar algo nuevo a sus estudiantes, dándoles una educación que les ayudará el resto de sus vidas. Especialmente en un mundo donde aprender un segundo lenguaje es admirable.

     Le llegamos a preguntar a la Profesora Fausto que nos contara alguna anécdota sobre algo que haya experimentado aquí en la academia. Esto fue lo que nos contó: “Como coordinadora del departamento de inglés fui a varias conferencias de ASCD. Allí aprendí sobre el trabajo del Dr. Roberto Manzano, director de ‘Learning Science del U.S Department of Education’s Institute of Education Science’ y autor de varios libros de estrategias de aprendizaje. Traje esas técnicas a mis maestros. En todas las reuniones, yo compartía algo nuevo que leía en unos de los libros por este autor. En la última conferencia, me encontré con la grata noticia que el Dr. Manzano estaría dando una charla. Mientras todos fueron a desayunar, yo fui a la sala de conferencia para asegurar mi silla y poder conocer al doctor. Fue un momento muy grato para mí y mi departamento, ya que les envié la foto del doctor junto a esta servidora.” Muchas gracias Sra. Fausto por compartir esta experiencia con nosotros.

La Profesora quiere asegurarse de que la Academia Cristo Rey siga siendo una de las mejores escuelas del área sur. Por eso, le trae alegría el poder ayudar a sus compañeros maestros a lograr sus metas como educadores de la academia. Además, puede ayudar a los estudiantes y sus padres de una manera más cercana gracias a su posición. Para la misma, esta oportunidad ha sido una bendición. Este fue su mensaje final para la academia:

“La educación es una colaboración entre escuela, padres y estudiantes. Los exhorto que sigan aportando a esa colaboración como lo han hecho desde que se fundó la academia en el 1961. Nuestra excelente facultad, la dedicación de nuestro personal y el compromiso de nuestras familias son la clave para el éxito de nuestra academia.”

Nuestra Directora: Sra. Gisela Bonilla

      La Sra. Gisela Bonilla lleva ejerciendo como directora en esta academia por 16 años. Ella administra todas las ramas necesarios para mantener este colegio en pie. Vigila las áreas de finanzas mientras supervisa a los empleados y cualquier asunto académico, acepta y rechaza las diferentes propuestas y contrataciones, entre otros cosas. Todo lo que tenemos en esta institución ha sido por ella y su fuerte trabajo. Porque ella sabe que toda la responsabilidad de mantener la escuela en buenas vías recae en ella y sus decisiones. En sus hombros cae vigilar que el futuro de este país, los estudiantes, tengan una buena educación, aprendiendo y aplicando los valores que deben ser enseñados en esta academia. Desde su puesto ella puede vigilar que todo esté en orden con una calidad excelente. Tiene la oportunidad de contribuir con los estudiantes para lograr sus metas. Ayudar al personal a cumplir con su trabajo. Poder día a día contribuir a la creación y mejoramiento de los futuros profesionales del país. No importa cuánta presión tenga encima, el poder dar un grano de bien a este país y su gente le satisface.

      Desde que la Sra. Bonilla era estudiante tuvo el deseo de trabajar en el campo educativo. Por eso mismo estando en la universidad estudió pedagogía con el punto de que en un futuro pudiera ser directora. Al principio trabajó unos pocos años como directora de escuela pública, pero no fue la experiencia que ella deseaba. Cuenta que no tenía libertad para expresar su religión libremente sin ser juzgada ni penalizada. Así que cuando tuvo la grandiosa oportunidad de trabajar en un colegio privado de valores cristianos sin ningún temor fue un sueño cumplido. Pues ella nunca pensó que trabajaría en un instituto católico.

La primera clase graduanda de nuestra directora en este colegio solo tuvo unos 16 estudiantes. Ahora fácilmente gradúa unos 60 estudiantes. Eso se a vuelto en su mejor logro, su anhelo y satisfacción. Pero la directora es una mujer que pelea por sus metas. No solo quiere la recompensa de ver a sus estudiantes graduarse, sino ver a sus estudiantes graduarse del mejor Colegio en Puerto Rico; porque como ella dice, “de Ponce ya lo es.” Desea que cada estudiante que entre y salga de esta academia se encuentre con los mejores servicios académicos. Pero sobre todo, lo que la levanta cada día es la idea de que pone un granito de arena en las vidas de todos estos jóvenes, les abre las puertas a que en un futuro puedan ser hombres y mujeres de bien. Poder educar el futuro de Puerto Rico, ese ha sido su mejor logro.

Le preguntamos a la directora si tenía algunas últimas palabras para los estudiantes y padres de la Academia Cristo Rey, esta fue su contestación:

“Mi recomendación a toda la comunidad escolar es que miremos al futuro con profundo sentido de responsabilidad y servicio, que lo que soñamos para nosotros lo hagamos incluyendo al prójimo. Que no olvidemos nuestra humanidad aun con todas las distracciones que nos presenta esta generación. Dios necesita soldados de bien para su ejército. Como buenos profesionales, seres humanos contribuiremos a una mejor sociedad.”