Escritura creativa

 
  • La injusticia con Lidia

    Habia una vez una muchacha llamada Lidia,tenia 28 anos. Vivian en pueblo pequeno donde todos se conocian.Ella era una mujer muy bonita que tenia muchos pretendientes.Habia un chico con 29 años llamado Francisco,era vecino de Lidia.El estaba muy enamorado de ella pero ella no tenia interes.Habia otro chico llamado Carlos tambien estaba muy enamorado de ella.En ano nuevo hiban hacer una fiesta en el pueblo, ese dia llego.Lidia se disfruto la fiesta completa,cuando se hiba a ir para su casa […]

     
  •  
  • Foto cortesía de Pixabay.com

    Eso jamás pasó…

              Era un día normal. O, al menos, eso pensé. Mientras salía tranquilamente de mi casa, un hombre y una mujer me golpearon en la cabeza. Cuando desperté, estaba amarrada a una pared de un lugar extraño y lúgubre. ¡Me habían secuestrado! El hombre me miraba fijamente, lleno de odio, mientras que la mujer se acercaba con un bolso grande y negro que parecía estar lleno hasta su límite. Me asusté mucho.         […]

     
  •  
  • Misión: Proteger al Rey

    Al escuchar esto no pude creerlo. ¿Quién rayos quisiera hacerle daño a mi rey? Quiero, en verdad quiero, protegerlo, decirle lo que está pasando, pero es inútil. ¿Cómo es que un pequeño salchicha puede defenderlo de esos hombres extraños que quieren hacerle daño? No hago más que pararme ahí tranquila y la gente me quiere sobar la panza. Peor aún, cuando gruño en descontento lo que hacen es decirme cosas bonitas. ¿Qué no entienden que no estoy de humor? ¡Él que me da de esas galletas riquísimas y cuida muy bien de mí está en peligro esta noche!  Traté de mantenerlo en la casa, pues los hombres tramaban robar las riquezas de mi amo. Aparentemente no iban a entrar si él estaba ahí. Sabía que lo que estaba a punto de hacer iba a ser una carga, pero tenía que hacerlo.    Cuando llegó a su hogar encontró de todo. Muebles con pelusa, orín en el piso, zapatos y ropa regados por todo el lugar, comida esparcida en todas partes y al final yo, sentada en la alfombra nueva sacando la lengua jadeando de forma juguetona moviendo la cola.   —-¿Qué…?— Quedó perplejo. —¡Glitter Sparkles, Bonita Salchicha!    No me arrepiento de nada. Por más que traten, los perros no pueden limpiar nada. Bueno, no celebro tanto porque terminé siendo echada a golpes con un periódico enrollado y de castigo dormí afuera. No tuvo más opción que quedarse en casa para recoger el desastre. A la mañana siguiente no pude estar más feliz al darme cuenta de que seguía conmigo.    ¡Enhorabuena!    ¿O es que estoy en el cielo con mi rey y se ve exactamente como nuestro hogar?    En fin.    ¡Misión cumplida!    ¡Mi rey está a salvo!  

     
  •  
  • Una noticia y un banco

     
  •  
  • Oscuridad Eterna

     
  • The Office

     
  • La cueva del misterio

     
  • El Campamento de Verano